Donde los escorpiones – Lorenzo Silva

Edición: 1ª ed.
Publicación: Barcelona: Destino, 2016
Descripción física: 348 p.; 23 cm.
ISBN: 978-84-233-5103-9
CDU: 821.134-2-31″19″
Signatura: N SIL don
Precio: 18,05 euros en Casa del Libro.
El subteniente Bevilacqua, veterano investigador de homicidios de la Unidad Central de la Guardia Civil, recibe una llamada del responsable de operaciones internacionales. Se reclama su presencia inmediata a 6.000 kilómetros de allí, en la base española de Herat, en Afganistán. Un militar español destinado en la base ha aparecido degollado y, junto a él, el arma del delito: una hoz plegable de las usadas por los afganos para cortar la amapola de la que extrae la droga que representa la principal fuente de riqueza del país.
¿Se trata del atentado de un talibán infiltrado? Podría ser, pero también que la muerte tuviera otro origen, porque el ataque no reviste la forma clásica de esa clase de acciones, sino que hace pensar en algún motivo personal. La misión de Bevilacqua y los suyos no es otra que tratar de desenmascarar a un asesino que forzosamente ha de ser un habitante de ese espacio cerrado.

======

Hace ya bastantes años que empecé a leer, por curiosidad, la serie de la pareja de guardias civiles Bevilacqua y Chamorro; y me acabó enganchando tanto que leí prácticamente de un tirón todos los títulos publicados hasta entonces. Esta entrega se publicó nada menos que en 2016, pero con mi habitual retraso lector que nunca me abandona, hasta hace pocas semanas no había tenido ocasión de leerla.

Ya en entregas anteriores Bevilacqua y Chamorro nos habían salido viajeros, y en el resto de títulos de la serie hemos tenido ocasión de recorrer con ellos gran parte de la geografía española; pero hasta ahora nunca habían tenido que irse tan lejos, esta vez nada menos que a Afganistán, eso sí, previo paso de Vila, al inicio de la historia, por una de las zonas más marginales de Madrid. Hasta Afganistán, pues, viajarán nuestros ya conocidos protagonistas, acompañados también por el cabo Arnau y la cabo primero Salgado, que les echarán una mano en su trabajo de investigación en la base militar de Herat.

Una vez en la base, todos tendrán que poner a prueba sus dotes investigadoras para resolver este caso, ya que las posibilidades son varias y ninguna de ellas demasiado halagüeña; el asesino del sargento primero Pascual González puede ser un militar español, un militar de otra de las nacionalidades que comparten espacio en la base, cualquier civil estadounidense de los que colaboran con el ejército, o incluso alguno de los ayudantes afganos con los que cuentan en Herat. El arma homicida es un lohar, una especie de hoz pequeña que es típica por aquellos lares, pero no hay testigos ni las pruebas indican nada claro; y si a esto le sumamos por un lado que el muerto había tenido encontronazos con unos cuantos miembros de la base, y por otro que a veces las gestiones entre ejércitos son un poco desesperantes, y más cuando son varios los países implicados, el barullo está servido.

Dadas las características del arma homicida, las teorías se inclinan a pensar que haya sido un afgano el asesino; y esto resulta de lo más inquietante, porque el hecho de admitir que un talibán haya podido adentrarse en la base sin que la seguridad se haya dado cuenta, lo cierto es que no deja en muy buen lugar a los militares. Por eso, como siempre, Bevilacqua y Chamorro barajarán todas las hipótesis posibles e intentarán no dejar ni un solo cabo suelto para poder dar por finalizada su investigación con éxito. Y como siempre, la prosa de Lorenzo Silva nos trasladará literalmente, en este caso, a ese ambiente tórrido del desierto y a veces opresivo de la propia base; asistiremos en primera persona a todas las pesquisas que los guardias civiles en colaboración con el ejército llevarán a cabo para ir desentrañando los misterios de este inusual asesinato.

Al mismo tiempo, aunque si hemos leído las entregas anteriores ya sabremos muchas cosas de los dos protagonistas, una vez más veremos su evolución, y a lo largo de la novela se nos darán nuevos detalles sobre sus vidas personales, lo que nos permitirá conocerlos aún más en profundidad: aparecerán de nuevo el hijo de Bevilacqua y la juez con la que tiene una relación, y ahora además Vila conocerá a los padres de Chamorro antes de volar hacia Afganistán. Es innegable que, a lo largo de la serie, los personajes han ido evolucionando claramente; incluso veremos cómo también su rango ha cambiado al haber ido subiendo en el escalafón militar. Pero no sólo eso, sino que esta vez tendremos la oportunidad de ver de cerca los entresijos que rodean a las misiones militares españolas en el extranjero, algo que si no estás metido en el mundillo es bastante desconocido.

De nuevo, Lorenzo Silva no decepciona; y Bevilacqua y Chamorro tampoco.


2 respuestas a “Donde los escorpiones – Lorenzo Silva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s